Buenas Prácticas en la Escuela de Doctorado

Última modificación: 06/07/2020 - 12:54

El Real Decreto 99/2011, de 28 de enero, por el que se regulan las enseñanzas oficiales de doctorado, establece en su artículo 9 que “todas las personas integrantes de una Escuela de Doctorado deberán suscribir su compromiso con el cumplimiento del Código de buenas prácticas adoptado por dicha Escuela”.
 
La Universidad de Zaragoza ha elaborado este Código de Buenas Prácticas para su Escuela y Programas de Doctorado como un instrumento adecuado para encauzar las relaciones entre el doctorando, los investigadores responsables de su formación y la Universidad, a través de la Escuela de Doctorado.
 
Se inspira en la Carta Europea del Investigador y es un instrumento complementario de la normativa existente (fundamentalmente el Reglamento de Régimen Interno de la Escuela de Doctorado). Pretende generar una cultura común que redunde en el aumento de la calidad de la formación doctoral y contribuir al rigor, respeto, responsabilidad e integridad en el desarrollo de la actividad científica.
 
Dada la singularidad de la formación doctoral, en la que el proceso de aprendizaje combina la adquisición con la generación de conocimiento, el presente código debe entenderse como el complemento en materia doctoral al Código de Buenas Prácticas en Investigación de la Universidad de Zaragoza.
 

Por otra parte dicho Real Decreto 99/2011 señala que las Universidades establecerán las funciones de supervisión de los doctorandos mediante un compromiso documental firmado por la Universidad, el doctorando, su tutor y su Director en la forma que se establezca. En la Universidad de Zaragoza este compromiso se concreta en la “Carta del doctorado”, firmada por el doctorando, su tutor y su(s) director(es), el coordinador del programa y el director de la Escuela de Doctorado después de la admisión. Como prevé el citado RD la carta incluye en su cláusula novena un procedimiento de resolución de conflictos y contempla en la cláusula octava los aspectos relativos a los derechos de propiedad intelectual o industrial que puedan generarse en el ámbito de programas de Doctorado.